Poema muerto de un vivo eterno

 

Tengo una vida.

Una vida de vidas.

Vidas debidas

a las vidas vivas

de otras vidas

que me mantienen con vida

en esta muerte eterna que vivo.

_MG_1230

(Fotografía: © Luis Leo Photos)

Anuncios

Sin Cyrano

¡Hermosa mía! Te tengo dicho, muchas veces, que el narizota no está conmigo y que entonces no me siento obligado a escribirte bellas palabras. Ni tampoco a decírtelas. Para qué. Si es al final mi peculio lo que te convence. Más que mi bella cara o mi prominente masculinidad. Tampoco tienes tú ni verbo ni labia. Ni herencia ni dote. Ni sapiencia ni lujuria. ¡Vayamos pues al tema! El frenesí instantáneo bien lo merece.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Versos cortos de pasión profunda

 

Si como una fresita,
sabor a ti.
Si huelo una rosita,
olor a ti.
Te guardo una cosita,
es para ti.
Corro si me necesitas,
ya estoy aquí.

 

Hoy he vuelto a enamorarme
y es que no puedo, no quiero evitarlo,
esta mañana al despertarme,
y encontrarte, mujer hermosa, a mi lado.

 

Te quiero con locura,
te amo con total pasión,
y si me das un besito
me da un vuelco el corazón.

Que soy tuyo no lo dudes,
que eres mía ya lo sabes,
por eso al abrazarnos,
el Amor en mi alma ya no cabe.

Hasta la noche espérame,
y entre tus brazos
haz un hueco, que sea abrigo de mi mundo.
Espérame sobre tus labios,
que en ellos mi amor abundo.

Miel de mis flores,
Luz de mis estrellas,
Agua de mis ríos,
Sangre de mis venas.

 

20130407_140850

(Fotografía: © Jesús Fernández de Zayas “archimaldito”)

De ti

   Estoy sin habla, estoy sin respiración,
tú estás junto a mí, te veo junto a mí,
y casi no puedo creer ser tan dichoso.
   Tu pelo es mío, tu pecho es mío, tu vida es mía.
Y yo soy tuyo, mis ojos son tuyos,
mis manos tuyas, mi temblor tuyo, mi vida es tuya.

   Respirarte sin pensar en que se acabará mi aire.
¡No importa! Tendré el tuyo.
   Acariciarte sin pensar en que terminará mi ternura.
¡No importa! Yo soy tu piel.
   Besarte sin pensar en que mi saliva se secará.
¡Tonto soy! ¿No siento que tu río fluye a través de mí?

   Solo cuando me tocas sé que existo, sé que veo, 
sé que siento, sé que soy.



Corbis-42-18085343




No más

Nunca más te vuelvas a ir, porque sin ti se me desgarra el alma.

Nunca más te vuelvas a ir, porque el hogar, la ciudad, el mundo entero sin ti no son nada.

Y tu olor cálido no vuelvo a encontrar cada mañana.

Y tus sonidos plácidos no vuelvo a respirar cada tarde.

Y me desespero porque no te encuentro cuando vuelvo muerto al final de la jornada, esperando resucitar entre tus brazos.

Jamás te vuelvas a ir, y si te marchas, que sea conmigo.

Para poder rozar tu mejilla con mis dedos temblorosos.

Para extraer de ti palabras que acaricien mis oídos.

Para poder nombrar cada amanecer con tu nombre.

Y que las estrellas, que nos observan allá encima, en el cielo, sean un reflejo de los poros de tu piel.

Y que la luz de nuestro sol sea tu mirada fija en mí mientras tiemblo de emoción al imaginarte entre mis brazos, devolviéndome parte de la vida que te di al entregarme por entero a ti.

No te vayas más, porque mi corazón se ahoga,

y todos los segundos compartidos contigo se me escapan transformados en lágrimas.

No más

(Fotografía: © Jesús Fdez. de Zayas “archimaldito”)

Piénsame

Piénsame en la noche,

piénsame en el día,

que son tus pensamientos

bellas flores mías.

 

Piénsame muchito,

nunca es demasía,

no tengo aún bastante

de tu vida mía.

 

Mas cuando estoy lejos

existe una emoción,

y es que no me alejo

de tu devoción.

 

Mas cuando estoy cerca,

en mí no pienses, te diría,

pero cuanto más te tengo

siempre es poco y más querría.

 

Piénsame durmiendo,

piénsame en vigilia,

piénsame te digo,

que tus pensamientos son mi armonía. 

 

Pareja 2

(Fotografía: Pareja 2 ©Jesús Fdez. de Zayas “archimaldito”)

Por donde vayas

Por donde vayas

habrán rosas,

por donde vaya

habrán espinas.

Clávamelas sangrándome,

sálvame rasgándome.

Y el rubor de tus mejillas

que lacere las heridas.

Ámame, con pasión, aunque muera;

ámame, con promesas, aunque duelan.

Por donde vienes

hay rosas;

por donde vengo,

dudas que son losas.

 

Three roses