Feo

Siempre me he creído un hombre feo.
Hasta que llegó el momento de no importarme mi físico.
Y ahora estoy contento con lo que soy y cómo soy.
Y ya no me veo tan feo. Porque la belleza siempre está en otro sitio.
Y aunque en esta foto estoy muy serio, lo que más me gusta es sonreír y que me sonrían. Porque la sonrisa, y la risa, son un tipo de luz en nuestras vidas.

Anuncios

Como persona, como artista, como profesional

Es tiempo de pensar en mi evolución. Como persona. Como artista. Como profesional.
Haciéndome ver, a mí mismo, que sigo sin ver, que estoy ciego o muy miope en lo que al autoconocimiento respecta.
Que cada vez que levanto los párpados, cada mañana al despertar, se muestra otro nuevo mundo externo a mí, que no estaba ahí antes, porque antes yo también era distinto, que mi mundo interno acaba de resurgir desde la negrura de mi conciencia apagada durante unas horas. ¡Qué equivocado estoy siempre! ¡Qué iluso soy siempre!
Y por ello vuelvo a pensar en el renacimiento durante lo que me queda de día, durante lo que me queda de vida, en esta vida, y sonrío, por si no fuera la última.

 

Fotos: Archimaldito.
Los mundos que caen y vuelven a caer, o que resurgen desde la oscuridad del desencanto.

Pinturas: Archimaldito.
Pintura en spray negro mate sobre madera blanca.

Quiéreme

¡Mírame!

¿Por qué?

Solo quiero que me mires.

 

¡Sonríeme!

¿Por qué?

Solo quiero que me sonrías.

 

¡Bésame!

¿Por qué?

Solo quiero que me beses.

 

Y así, poco a poco, haciendo caso de la imagen que estaba al otro lado del espejo, empezó a quererse.

Y así, paso a paso, empezó a recuperar su estado de felicidad.

 

 

mirror-1548409

 

Así es ella

Pizpireta, anacleta.

A veces profeta de una vida multidesgraciada.

Seguidora de unas normas endulzadas

que la corrompen en la tribu ensimismada,

esa horda que dice que no hay leyes,

esa que grita que no hay reyes

mientras distribuyen el derecho de pernada.

La individua revolucionada y la revolucionaria,

la apática y la estratégica,

la exigida y la restringida,

la aplaudida y la temida.

Esa señora que te mira y no te mira.

Esa ilusa que se ríe de tus gracias y con tus desgracias.

La liberadora de pasiones

y la presa de los besos presos.

La señora de la incertidumbre,

la aprovechada de la mansedumbre.

Así es ella y no se queja.

Así es ella en privado y en público.

Y así lo escribo, de ella enamorado

de su leyenda y sus miradas,

de su tacto y de su lengua intrépida,

que no se calla, que no me acalla.

Que no me quiere ni me ama,

pero que adora ser mi dueña y mi ama.

Ama, ama.

 

image3A21183_mirror

 

Consejo impensable

A veces pensar cansa.

A veces no pensar libera.

Pero siempre hay alguien pensando.

Y si tú no lo haces, esa persona lo hará por ti.

Y entonces tú dejarás de ser tú para ser ellos, otro más de los ellos, los siempre prescindibles.

Por eso, si te cansas de pensar, respira, relájate, desconecta tu mente un segundo, pero no dejes de hacerlo.

Porque no pensar no libera.

Porque no ser libre es no ser.

 

chains-1-1171128