La Música del Fin del Mundo

 

Ya no me vale la pena hacer caso al rugido proveniente del cielo.

Por mucho que llore, que corra o intente protegerme, el fin es definitivo: El mío, el tuyo, el del planeta entero.

Me quedaré aquí, donde estoy ahora escribiendo estas palabras, y me echaré en la cama mirando a los ojos de mi amada, susurrando en su oído todo lo que nunca he podido decir hasta ahora, abrazándola con toda la ternura que puede contener mi limitado corazón, escuchando nuestra vida y nuestra música.

Esa música que ahora es la de todos: La Música del Fin del Mundo.

 

 

meteorito-en-llamas_1053-307

Diseñado por Layerace – Freepik.com

Manager

La carne se le pudría entre los dientes mientras intentaba convencer a la joven promesa de rock de que él sería el mejor agente que encontraría. Si conseguía convencer al pardillo se embolsaría, con el tiempo, una buena cantidad de dinero, porque el joven prometía.

 

vulture-1401616

Lágrimas felices

   Cuando le escuchaba cantar, se le saltaban las lágrimas de emoción, deseando que no terminara su hermosa canción, y aunque no entendía totalmente la letra de la misma, porque no estaba trovada en su idioma natal, la música, esa música maravillosa que emanaba del interior del piano y de su garganta, le envolvía y le armonizaba… con el Todo.

   Era el momento de sus lágrimas felices.

(Dedicado a mi amado hijo, Iván, un músico maravilloso.

piano-1435449)

Pseudocantante

Se filtró la noticia de que iba a sacar un nuevo disco, mucho más impactante, en estilo, que el anterior. Alguien del grupo o de la productora, seguro, se estaba sacando un sueldo extra con esa exclusiva. Por ello, y sin que sirviera de precedente, obligó a su manager a convocar una rueda de prensa, que con el tiempo que tenía para prepararla -casi un mes- sería, con toda seguridad, multitudinaria. Y entonces impactaría al mundo, declarando que era otra, y no ella, quien cantaba en todos los temas, y que así había sido desde el comienzo de su carrera.

-De veras, esos sonidos salen de unas cuerdas vocales orgánicas. Todas las modulaciones, tonos y timbres proceden de una garganta… humana.

¡CON USTEDES… REV SILVER!

Amo, entre otras muchas cosas, la Música. Cuando descubro una canción, un cantante, un grupo, que me llama la atención, aparte de escucharlos hasta la saciedad, los comparto con mis familiares y amigos, y dentro de mis posibilidades, los difundo al resto del mundo, para que sean descubiertos también por los demás y disfrutados al máximo.

En el panorama actual, a nivel mundial y nacional, no impera la originalidad ni la autenticidad y por ello, yo, que vivo en Aranjuez, decidí, desde sus comienzos, apoyar a Rev Silver, porque veo y escucho lo que he estado buscando y porque les auguro un gran futuro.

Son artistas hasta la médula y ponen el sudor y el alma en sus actuaciones. Y aún están empezando…

Rev Silver, compositor y multiinstrumentista, sugiere, en sus creaciones, ambientes y situaciones que ahondan en lo tortuoso del alma humana y en los contrastes anímicos de las vivencias más dispares, todo ello bañado por un halo de misterio en el que profundiza con su música contundente.

Las influencias son notorias pero las eclipsa con el personaje propio con el que se transforma en escena.

No voy a decir-escribir más. Sé que el tiempo me dará la razón, y ahí estará este texto para certificarlo.

Sin más… REV SILVER