Trémulos

Temblar para dejarse acariciar.

Acariciar para hacer temblar.

Siempre con los ojos cerrados,

si hay luz.

Siempre con los ojos fijos en un punto,

si está oscuro.

Notando cómo me atropella tu calor.

Atropellando tus oídos con mis susurros.

Sudando y temblando al unísono.

Con un único sonido en tu garganta.

Incomprensible pero cierto.

Proveniente de eso que llaman Amor.

 

foot-1575074

 

Anuncios

Melocotón

Por fin ha claudicado ante mis miradas más que insinuantes. A mis movimientos de manos hipnotizadores. A mis vahos perfumados dirigidos a su pituitaria perfecta. A mis roces de melocotón electrizante. A mis lubricados labios por los que resbalará su lengua exploradora. A mis microarañazos que microsurcaron su piel de porcelana. A mis susurros doblegadores de voluntades férreas.
Por fin ha accedido a mis súplicas nada humilladoras de enlazarme eternamente con ella.
Y ahora sí, por fin, tengo que aguaparme. Y aguaparla con mis ensoñaciones de enamorada. Y absorberla con mi mano para irnos juntas hacia el éxtasis. Y vivir lentamente en ella. Vaciándonos de temores. Liberándonos del peso de nuestras mentes. Abrazándonos en la poca sombra que da la luz cegadora de algo que se parece al Amor. Sin sus concesiones superfluas. Siendo así dos en una. 
O una en dos.

lips-1433712

 

 

Jaque mate al orgasmo nocturno. Reseña

JAQUE MATE AL ORGASMO NOCTURNO_EB_LLIBRE

El único Arte eternizable es aquel que hace pensar.

La belleza es el valor añadido, pero la inteligencia del que lo ha creado, del que lo disfruta, del que lo ha fagocitado en su vida para realzarla con los sentimientos y pasiones que le inspiran algo más que la pura supervivencia, es la que hace del Arte el aspecto más sublime de la obra de la especie humana.

Y de los muchos Artes que cumplen esta norma, esta expectativa, en definitiva, esta satisfacción, el de la Literatura es el que evoca más plenitud para la psiquis, pues la imaginación de lo intangible de las imágenes y emociones que nos invade con la unión de las palabras en armonía, hace que seamos más que nosotros mismos.

Y el autor literario se convierte en nuestro maestro. Y los mundos que crea se convierten en una escuela. La de la vida.

Cuando algo tan básicamente animal como el sexo, se convierte en Arte gracias a uno de estos autores literarios, son las profundidades de las relaciones personales las que afloran a la superficie de la trascendencia, y saber elegir las palabras para que esto ocurra es, en sí mismo, un don. Y ese don impera en Carme Barba, porque hace Arte de la sensualidad que acaricia sus palabras escritas, y éstas se convierten en aguijones que, cuando se clavan en nuestro cerebro, lo inundan de Sabiduría.

Hermafromicro

Creo que un reto para el escritor es hacer reír, tanto como hacer llorar. Y otro reto, bien distinto, es sugerir todo lo concebible sobre las relaciones sexuales, sin caer en la vulgaridad de la simple descripción del acto sexual o en el atajo fácil del relato pornográfico.

El erotismo, que ensalza la sensualidad, la sexualidad y las capacidades de atracción entre los seres humanos es, en sí, un Arte, en todas las concepciones posibles de este término. Y en la Literatura, el artista, el creador, el autor, que hilvana palabras para llevarnos a la trascendencia, aporta toda su sabiduría para lograrlo.

Carme Barba es una gran escritora de Literatura Erótica, y yo, en mi osadía de confabularme con ella para fundir mis fotomicrorrelatos con su sapiencia en el manejo de la sugerencia sensual, le propuse una colaboración.

Y la colaboración es fructífera pues el HERMAFROMICRO (término de nueva creación salido de la explosica creatividad de Carme) alcanza el corazón, la mente y el sexo de nuestros lectores.

Hermafromicro2

Mariquilla

A menudo pensaba en ella como la única que podría permitirme salir del laberinto en el que me había metido, casi voluntariamente, sin haber pensado las consecuencias.
Si no creyera que la paz que transmitía su mirada se estampaba con mi rabia interna por no haber escogido bien mi vocación, no me permitiría cortar su paso camino al mercado para decirle:
-¡Mariquilla! ¡Reza el Padrenuestro!
Sintiendo cómo mis tímpanos se fundían, como la cera, con la emoción, al escuchar de sus labios carnosos, y seguro que tersos y suaves:
-¡Señor cura!: ¿Todos los días va a ser esto?

Mariquilla

 

 

 

 

(Dedicado a mi madre, Carmen de Zayas Fernández, a la que siempre escuché el diálogo simulado, cuando sus hijos colmábamos su paciencia)