Heces

Abu Singleton cabeceó un segundo importándole un bledo la opinión de los que compartían el receptáculo. Él no había criticado aún el malgasto de oxígeno por parte de los que entraban en estado arbitrario de ansiedad. Pero las normas eran las normas y cuando se había decidido, en la ridícula democracia formada por siete supervivientes, que nadie podría dormir, había que intentar cumplir dicha decisión, por lo menos en apariencia. Y punto. 
Pero la espera y el sudor eran demasiado agobiantes y se iban acortando los ciclos de éxtasis.
Fuera yacían desparramados los que no habían hecho caso a la disciplina, aún habiendo sido advertidos desde la NAVE. Y se estaban descomponiendo sus cadáveres. Y el olor debía de ser nauseabundo. Pero a ellos, por fortuna, este olor no les llegaba. No entraba aire, pero tampoco salía, y éste se estaba viciando. No dormir, ésa era la cuestión, no dormir y no respirar o, por lo menos, respirar muy lento, pausadamente. Pero los tres ansiosos se tragaban, a borbotones, todo el aire que existía.
Abu pensó en matarlos con sus propias manos, uno a uno, para poder respirar más tiempo. Pero luego recordaba que, ante todo, no debía dormir. Si lo hacía, llegaría la destrucción, irreversible desmolecularización de sus neuronas, y se anularían las sinapsis, y sin ellas, sería un vegetal, un vegetal que respiraría, hasta que se agotara la inmensa dosis de microatmósfera, pero en un cuerpo inerte, al fin y al cabo.
Y volvió a cabecear, o, por lo menos, hacerse el dormido, para que los otros entraran en pánico y respiraran aceleradamente. Los gases, las heces y la orina harían el resto.

plastic-shit-1427381

Anuncios

Peste insoportable

En el aire siempre se respira paz.

Son los hombres quienes la contaminan con olores nauseabundos.

 

global-pollution-1170038

 

Senderismo

A menudo paseo por el campo sin pensar en nada más que en disfrutar el aire puro que entra en mis pulmones, sin pensar en nada más que disfrutar del calor de la intemperie, a veces abrasador, sin pensar en nada más que en espantar los insectos que continuamente se lanzan contra mi cara, sin pensar en nada más que en autocurarme, por frotamiento,  los tobillos cuando alguna planta me los acribilla con sus pinchos, sin pensar en nada más que en el preciso momento en que cruzo el umbral de mi pisito para encontrarme a salvo bajo techo, con mi aire acondicionado, con mi cervecita en la mano, con mi televisor de plasma, con mi camita y su colchón de viscoelástica y con mi ducha con hidromasaje.

Senderismo