Tímida

El calor daba color a sus mejillas y, al estar tan guapa, la piropeaban y se añadía más rojo a su cara, incendiada de vergüenza.

 

Timida