Entendí

Era atroz que aquella marabunta de gente me rodeara y pareciera no mirarme. Era vergonzoso que la osadía de unos pocos se transformara en algún que otro insulto. Y aún no sabía por qué. 
Por qué querrían hacerme la vida imposible sin conocerme, sin saber qué sentía, sin saber qué pensaba, no de ellos, sino de la vida en general. 
Allí estaba yo, como siempre, transformado en lo que siempre había querido ser: Una mujer.  
Maquillado, con un vestido muy llamativo y escandalosamente ceñido, pero marcando unas curvas que no eran las de una mujer, sino la de un chico que estaba empezando a descubrir su auténtica personalidad.
Y los que no me miraban me recriminaban con su indiferencia. Y los que se atrevían a escupir a mi paso se envalentonaban con el anonimato del grupo de mentecatos al que pertenecían. 
Pero yo miraba hacia adelante, siempre hacia adelante, porque sabía que mi destino iba a ser maravilloso. Y entonces entendí que nunca más volvería a estar sola. Entendí que era única y que sería feliz toda la vida. Como ella, la que me saludaba todas las mañanas al otro lado del espejo.

 

mirror-mirror-on-the-wall-1436523

Anuncios

Apariencias

   James Loverboy era, contrariamente a lo que podría creerse por su nombre, un tímido impenitente. No salía a la calle ni para comprar el pan. Le horrorizaba tener que mantener cualquier conversación, y más aún una conversación con cualquier mujer, y se arrepentía siempre de haber dado pie a alguna con cualquier pregunta estúpida.

Muchos creían que James Loverboy era homosexual y, aunque no les hubiera importado, se preguntaban cuándo conocerían a su pareja, y se distraían haciendo conjeturas sobre el aspecto y clase social del amante, hasta el momento, imaginario.

El día que apareció en el barrio con una despampanante mujercita, muchos tuvieron que tragarse la lengua, pero otros, los envidiosos, se preguntaban cómo un ser tan apocado podía atraer a cualquier espécimen del sexo opuesto.

James Loverboy seguía, de todas formas, mostrando su acervada timidez, pues se decía que nunca en público daba muestras de conversar con su novia y, menos aún, de hacer cualquier tipo de carantoña. Era una extraña relación y todos vaticinaban que duraría poco.

Un día, el pastor de la congregación le esperó a la salida del oficio, al que no solía acudir, por lo que se deducía que la influencia femenina estaba empezando a hacer estragos en las rutinas de James, y le espetó:

-¡Querido James! Me complace verte por aquí, en tan buena compañía.

Cabizbajo siempre, hasta en presencia de su amor, respondió.

-Gracias, reverendo.

-Me alegro de que hayas acabado de una vez por todas, con las habladurías.

En un acto reflejo, James Loverboy soltó la mano de su pareja y miró fijamente a los ojos del pastor Williams.

-¿Qué habladurías?

 

???????????