Ejecutor

Hería todo lo que podía. No lo que quería. Porque la circunstancia de no estar en guerra coartaba su ansia de ver sangre derramada. Era un soldado en ciernes, un guerrero en potencia, que se consolaba cometiendo fechorías de toda índole dirigidas a la estima de las personas con las que se cruzaba. Ya que no podía cortarles la cabeza, los insultaba cruelmente, anulándoles, primero, su capacidad de reacción, incidiendo, después, en cualquier defecto visible para agigantarlo y minar cualquier atisbo de autoestima que pudiera autocurar la incisión psíquica.
Se aprovechaba, en ese sentido, de los supuestos más débiles, niños, ancianos y algunas mujeres. Con los adultos machos no se atrevía porque la incapacidad de evasivas y de evasiones ante los de su género amordazaba la valentía aguerrida que se le presuponía.
La ley del más fuerte era válida cuando el único fuerte era él. Y si alguien se atrevía a proclamarlo como cobarde, se daba media vuelta y lo dejaba abandonado a su suerte, creyéndose triunfador en una batalla no finalizada.

 

closeup-face-devil-eyes-selfportrait1-eye-emotion-killer-man-nose-mouth-head-1440510

Anuncios

Revancha

Volvió a sonreír. Desdentado. Con la nariz aciruelada. Con los labios y los párpados asalchichados. Con la cabeza abierta en una de sus frentes. Los que le habían apuñado no cabían en su asombro. Habían encontrado a un temerario.

Él, mientras se iban, carcajeó. Había encontrado a unos cobardes.

???????????