JAMÁS Y SIEMPRE A LA VEZ. PRIMERA PARTE. CAPÍTULO 13

PRIMERA PARTE

 

XIII

 

  Sobre el único árbol en veinte kilómetros a la redonda, el dirigible se balanceaba al vaivén de los vientos. La herencia de su bitatarabuelo se había comportado magníficamente durante todo el trayecto, y no había sentido que hubiera nada que envidiar a los pilotos que se hallaban sobre su cabeza a kilómetros de altura, en aquellos dirigidos autopropulsados por energía atómica residual.

   Los paisajes que había visto eran indescriptibles. Se había sentido dueño de aquel mundo. Lo había sobrevolado lenta, muy lentamente, tanto que le había dado tiempo a fijarse en los detalles que siempre había pasado por alto: las plantas bioacumulativas de plancton, los regeneradores de energía eólica, los inmensos tanques cuadrangulares de agua. Los bosques, las pocas ciudades superficiales, los espaciopuertos de las periferias rurales. Había saboreado ocularmente palmo a palmo cada uno de los arcos circulares que habían coincidido con su rumbo. Y ahora estaba allí, atado a las ramas de un árbol, haciendo descender la escalerilla para posar sus pies sobre seguro.

   Cuando el sol refulgió sobre su figura, cualquier hombre hubiera girado la cabeza ante aquel asombro de curvas. Un koatar se deslizó por el cabo de fijación y ella mostró sus carnosos labios que poco a poco fueron dilatándose hasta destapar el regalo de blancura marfileña. Se sentía gozosa de la vida.

   -Merdik, estás ya aquí.

   -Me alegro de que así sea.

   La cogió de la mano y no pudo evitar fijarse en sus largas y esbeltas piernas. El tacón que las sustentaba se introducía en la virginal tierra y dejaba la sensación momentánea de una disminución de estatura. Él sonreía ante el engaño visual.

   -Shainapr, tengo algo que decirte.

   -Dímelo sin pararte. Antes que caiga la noche tenemos que llegar al refugio.

   -Shainapr, sé que tienes algo para mí.

   La luminaria llegaba a su ocaso cuando cruzaron el umbral de la pirámide romboidal que los protegería de las instantáneas microcalorías ambientales del exterior.

   -Está lloviendo, Merdik.

   -No, creo que no es lluvia- él sonreía a cada caricia visual femenina.

   Chasquidos electrostáticos confundían los audifiltrantes acoplados a los temporales.

   -Dime lo que me tienes que decir, y ámame.

   -No es posible aún.

   -Me horroriza pensar que me estás torturando con toda la intención.

   -¿Qué te hace pensar así?

   El hombre la miró a los ojos, y su concentración en las pupilas verdiazuladas le hizo desdibujar las agradables líneas faciales hasta difuminar mentalmente el volumen craneal que tenía delante. Las pupilas ocupaban su campo visual y los sentidos se abalanzaron sobre él.

   Millones de cuerpos geométricos luminosos de micras cúbicas de volumen abarcaban la oscuridad de su pantalla mental. El espíritu se le fue por segundos y cuando quiso darse cuenta de que no controlaba aquella situación, era demasiado tarde. O quizá, demasiado pronto.

**********************************************************************************************

   -¿Qué hora es?

   -Señor, veinte horas unificadas.

   -¿De qué día, VESTIC?

   -Señor, ¿qué?

   -Se ha vuelto a ir, ¿no?

   -¿Quién, señor?

   -Respóndeme.

   Dando prioridad a la primera pregunta formulada por su adoptador, el SINDRA respondió meticulosamente.

   -7 de Agosto del año integrado de 3123.

   -No es posible.

   -Lo es, señor. Estoy totalmente seguro. Me jugaría mi desconexión y posterior reprogramación.

   -VESTIC, por favor, déjame a solas.

   -Señor, sabe que nunca puede estar a solas. La puerta está vigilada.

**********************************************************************************************   Había intuido claramente que algo iba a suceder. Entendía que todos los avisos extraños que asaltaron de continuo su mente en este último período crítico de su vida, eran la antesala del fin total. Por eso, algo le decía que tenía que prepararse para lo que fuera a suceder.

   Desde la última vez que soñó con Shainapr, se dijo a sí mismo que deseaba continuar esa relación ficticia. Le intrigaba la razón de los mensajes enigmáticos que ella le transmitía. Cuál era la relación con su existencia.

   La meditación intraholística le ayudaba a conocerse a sí mismo y, por medio de ese descubrirse continuo, alcanzar a comprender el Cosmos en el que estaba inmerso.

   Sin embargo, hoy, cuando despidió al SINDRA de servicios básicos personales, se dijo que deseaba morir. Estaba claro que le iban a tener de por vida entre bastidores. Su figura efímera no necesitaba de un cargo efímero para ver que era prescindible. Ya hastiado de verse impotente, aquella noche decidió morir. Y resurgió la infinita pena por no poder ver de nuevo a su esposa, sin haber tenido la posibilidad de despedirse de ella, de descargarle de  la angustia que estaría sufriendo desde que le hicieran saber la nueva situación. Y la infinita pena por saber que ésta nunca cambiaría. Así pues, se autoconvenció de que ella comprendería.

   Era aún temprano para acostarse, pero la desesperanza de un nuevo día justificaba que no esperara a agotar las últimas horas del que estaba en curso todavía. Opacó los ventanales de su dormitorio y esperó.

   La inferencia de que alguna señal derivaría en el cambio de estado espiritual, le tenía alerta.

   Inspiró, espiró, inspiró, espiró. Se obsesionó por última vez con la respiración. Volvió a quedar fascinado con la visualización de su yo interno. Obvió que el siguiente paso le llevaría a la emersión de su espíritu. Cuando estaba ya dispuesto para integrarse en el vacío, y dejar su cuerpo adjudicado por entero al mundo material, sufrió el habitual shock del alma escapada.

   –No, no es el momento, querido Merdik.

   –Shainapr, ¿cómo tú aquí ahora?

   -¡Eres luz!

   Instantáneamente visualizó una potente luminiscencia que abarcaba todo su cuerpo etérico.

   -¡Eres paz!

   El corazón colapsó. Sin embargo, su mente seguía despierta y atenta a la dulce voz que le guiaba.

   –Voy a morir, ¿no es cierto?

   –No, no vas a abandonarlos aún. Eres importante para ellos y para nosotros.

   -¿Para quiénes?

   –Comprenderás en su momento. Ahora, concéntrate en tus latidos.

   -¡No tengo!

   –Sí, ¡escúchalos! Con atención.

   Al fondo, muy al final de sus percepciones, escuchó de nuevo el ritmo de la vida. Pero, ¿eran suyos?

   –Shainapr, no quiero morir. Reconozco que hace pocos segundos lo deseaba, pero ya no.

   -¡Atento! Ya ves tu cuerpo allá abajo.

   No era posible. Bueno, sí, lo era, pero no quería creerlo. Cuando antes lograba desembarazarse de su cuerpo, seguía sintiéndose a sí mismo. También antes había visto el continente de su espíritu como algo ajeno. Pero siempre se había sentido uno con él, con el invisible hilo del retorno. Ahora veía que la coraza que le había albergado no era ningún anclaje de su espíritu. Disociado.

   –Concéntrate en la luz.

   La luz. ¿Qué luz? ¡Oh! Ya la veía acercarse por rededor suyo y abrazarle. Viéndose envuelto por ella, se dio cuenta que aquella fuerza no era algo extraño. La luz era él y él era la luz.

   –Shainapr, ayúdame a volver.

   –Volverás, Merdik, no te preocupes. Pero en su justo momento.

   –Tengo miedo.

   –Ya no.

   Era todo y nada. O por lo menos sus sensaciones le ligaban a ambos estados.

   Merdik Lamaret tenía los ojos cerrados. La faz serena. Sus labios distendidos. Todo ello completaba una sonrisa de satisfacción.

   Al día siguiente entraron en sus dependencias sin permiso, como siempre. Se sorprendieron de que a aquella hora el sujeto que las ocupaba no estuviera sentado, como siempre, junto a la lámina de suspensión, con su habitual dosis de jalea real. Los grandes muros transparentes volvieron a dejarse atravesar por los rayos matinales.

   -¡Despiértele, VINHAM!

   El androide obedeció automáticamente las ordenes. Rozó con su fría mano de cuatro dedos la frente que la postura decúbito supino le ofrecía. Ningún cambio.

   -¡Déjeme a mí!

   El jefe de grupo de retención separó a su ayudante. Acercó su cara a la de Lamaret, y no pudiendo reprimir su infundido odio hacia aquel enemigo potencial, escupió la orden conveniente.

   -¡Señor, dentro de diez minutos debe estar dispuesto a  recibir al cotejador de mapas genéticos!

   No hubo respuesta. Decidió acercar el captador de anomalías a la sien derecha de aquella cabeza durmiente. Ante el inesperado veredicto, repitió la prueba con el hemisferio izquierdo.

   -¡No es posible! ¡Debe de fallar algo! ¡Presidente! ¡Le ordeno que despierte y me acompañe! ¡Déjese de fingir!

   -Señor, no finge. Creo que ha muerto hace exactamente cinco horas y treinta y ocho minutos.

   -¿Quién le ha pedido opinión, VINHAM? ¡Maldito SINDRA!

   -Señor, sólo me permito hablar de realidades. El ex-presidente Lamaret ha dejado de existir.

**********************************************************************************************

   -¿Llegaron a terminar su trabajo los genéticos?

   -De cierto, señor.

   -Entonces, que actúen inmediatamente. Les doy el plazo de un año. Ni más ni menos.

   La comunicación hiperondas terminó. Quiso eternizar el placer de aquella reciente pérdida. El gozo que sentía sólo sería comparable al que dentro de pocos segundos sentiría su más fiel colaborador.

   -¡Póngame con Incógnita! Prioridad cero.

   El lapso transcurrido desde la última instrucción dada, le permitió dar una bocanada al aire viciado de la combustión que se realizaba al final de sus labios.

   -Es celebración, señor. Doble celebración.

   -Seedus, por fin tenemos el poder total.

   -Almirante, ¿terminaron sus infundados temores?

   -Sí, por supuesto.

   -Entonces, acomódese en su trono.

   -Pero no olvide. Sólo usted y yo sabemos. Las unidades que descubrieron el cuerpo y todos los que han manejado esa información hasta llegar a nosotros, orgánicos y no, han de ser inactivados.

   -Lamaret ha muerto. ¡Viva Lamaret!

JAMÁS Y SIEMPRE A LA VEZ. PRIMERA PARTE. CAPÍTULOS 11 Y 12

 

PRIMERA PARTE

XI

 

   Datos a recordar: Veintiún elegidos en el Centro de Lanzamiento GENESIS. Dos de ellos a los gobiernos de dos de las tres máquinas que reposan sobre el puerto principal. La tercera está comandada por un humanoide específicamente instruido. Los integrantes de los tres grupos científicos estrechan la mano que les despide desde el presente.

   A una altitud de 11.100 metros sobre el nivel del mar, el cielo terrestre se ve surcado por los pioneros. La cota ha sido elegida como medida de prevención ante condiciones de espacio negativas. Lutmos, Mitshu y 236-CITER influyen en el funcionamiento de los transportadores situando las coordenadas. No hay tiempo para realizar pruebas de despegue. Un último vistazo a los pasajeros y los manipuladores del tiempo avisan para que la quietud se haga dueña de las naves.

   Los dedos índices de los pilotos transmiten trasvase energético a la consola de control.

   Merdik Lamaret es el único ente vivo que los ha visto marchar. Observa detenidamente el pedazo de cielo ocupado, segundos antes, por las tres máquinas del tiempo. El deseo de suerte es lanzado con lágrimas en los ojos y abandona GENESIS.

   Los dados han sido lanzados.

 

 

XII

 

   -¡Presidente! ¡Presidente!

   Merdik Lamaret vuelve en sí y muestra disconformidad con la realidad.

   -¡Vive Dios! ¿Qué ocurre?

   El módulo de descanso se halla invadido por artificios destructivos.

   -Repito: ¿Qué ocurre?- los codos se clavan en el espaldar ergonómico de la lámina de suspensión.

   -Levántese. ¡Aprisa!

   -¿Quién es usted?

   Como respuesta recibe el frío silencio de las catorce presencias extrañas que se hallan en su habitación. El frío brillo despunta en los cascos de combate.

   -Señor. Es un secuestro… ¡Ugh!

   El ayuda de cámara recibe un fuerte culatazo que desploma su conciencia.

   La espera se hace interminable. No se dice nada mientras es retirado el cuerpo del fiel Francesco. No se dice nada mientras Lamaret es obligado a erguirse mediante un doloroso contacto físico en las axilas. Los hechos hablan por sí solos.

   Una hueca carcajada se deja oír desde la caja de resonancia formada por uno de los escalofriantes cascos. La visera empieza su proceso de desmaterialización y los rasgos se muestran claros y contundentes.

   -¡Mayor Seedus!

   -Lamaret, escuche con atención lo que tengo que decir. Quiero que todo sea según las normas: A la autoridad suprema en funciones de Tierra, comunico a las 8:24 AM, en huso horario unificado, del 14 de Mayo del 3122, según calendario terráqueo integrado, que novecientas ochenta y cuatro unidades de combate orbitan su exosfera en acción de mutilación reticulocomercial. Se exige a la autoridad suprema en funciones de Tierra, que coopere con el Mayor Thomas Seedus, Comandante Ejecutivo. Y ahora, ¡brindemos!

   Son repartidos pequeños recipientes cilíndricos en los que se ha vertido un líquido muy peculiar. Cuando el último de ellos es entregado a Seedus, éste dirige sus incipientes ojeras a los temblorosos párpados del prisionero. Cuando Merdik posa el borde del receptáculo en su labio inferior, no logra captar ningún olor característico que le permita averiguar la naturaleza de la celebración que está a punto de ingerir.

   Todos, absolutamente todos los presentes, esperan que se haga efectivo el primer trago. Seedus está exultante.

   -Esto… Esto… Esto es… ¡Esto es agua!

   Thomas Seedus ha estado soñando con este momento desde hace tiempo.

   -¿No le parece irónico? ¿O es que acaso no cree que nos pueda ser de utilidad? Estoy convencido de que no habría torturado su mente durante esos pocos segundos de desconfianza si hubiera sido yo el primero en el brindis. Ahora gritaré a los mil vientos mi bienaventuranza.

   -¡Por la Tierra!

   Lamaret observa que las manos de los otros asen los, para él, desconocidos métodos de persuasión. Los digitopulsadores no perdonarían no ser acariciados. Y levantando su mano derecha, con honda consternación, secunda el brindis.

JAMÁS Y SIEMPRE A LA VEZ. PRIMERA PARTE. CAPÍTULO 10

PRIMERA PARTE

X

 

Urna de platino-titanio haciendo las veces de cofre de seguridad. El contenido, totalmente secreto. Sólo una persona puede acceder al enigma.

   Un largo pasillo con suelo especular. Dos piernas femeninas apoyadas en plataformas de sujeción con realce posterior. Movimientos sinuosos y mirada concentrada. Cabello ébano, piel de nácar.

   Personal de seguridad en acción. Se exigen claves de identificación. Iris ocular, digitohuella anular, combinación genética en un pellizco de sangre. Todo correcto. Dientes satisfechos.

   Medio minuto de inspección. O lo dejas o te lo llevas. Todo en orden.

   Un guiño a tu mirada. Un lapsus en el tiempo. Un peso en el pecho. Alarma…

   Lo siento, Kras. De veras.

**********************************************************************************************

   -Seedus, le ordeno que me haga caso.

   -Si le hago caso, Almirante. Pero, ¿cómo lo sabe?

   -Lo sé y basta. Lamaret se propone algo.

   -Creo que está demasiado alterado por los últimos triunfos. Almirante, ¡todo está saliendo a pedir de boca!

   -Pero falla algo.

   -No, se lo aseguro.

   -Si sigo en Enlacer es porque creo que desde aquí puedo controlar mejor la situación- los ojos de Kras están vidriosos, quizás febriles.

   -No le echo nada en cara, señor. Tengo asumido mi papel. Yo actúo, usted observa.

   -No, no es así. Mire, sé que Lamaret se propone algo.

   -¿En su situación?

   -¡Estoy convencido!

   -Quizá vaya a ver a Pee. Cálmese, señor. No podemos decaer ahora, en plena ventaja.

   -Espero pues el resultado de su entrevista.

   -Por teletransporte será rápida.

**********************************************************************************************

   -Ya no dependo de usted. Todo está ya decidido.

   -Querido Mayor. Creo que llegamos a un acuerdo y usted lo incumplió. ¿Pretenden los militares recuperar el poder perdido hace siglos? Vino a verme para urdir una excusa para llevar a cabo la decisión de no sé qué loco.

   -Lamaret es un loco aún peor.

   -Lamaret es la estabilidad pacífica, ustedes la opresión.

   -¡Cállese!- la furia se ha desatado con cierto retraso, pero, cuando lo hace, no hay muralla que la detenga-. Usted no sabe nada. Lamaret siempre ha querido lo mismo: El poder, de una manera u otra. No se diferencia en mucho de nosotros. ¿Por qué cree que hace tan patente la presencia terráquea en la Unión? ¿No lo adivina? Se lo diré yo: para que todos adoren la dependencia que existe con la Tierra.

   -¿Cómo sabe eso? Nunca ha sugerido tal cosa, ni con hechos ni con palabras. Lo que usted dice sólo es una suposición denigrante.

   -Y lo que pretende ahora, ¿qué?

   El Consejero no sale de su asombro.

   -Pregúnteselo cuando pueda y quiera. Cara a cara. Al mismísimo Lamaret. Veamos cómo reacciona. Está claro que sigue teniendo fe en él.

   Instantáneamente, Pee se abalanza con furia hacia Seedus, pretendiendo concretar su estado interno de violencia. Pero un acto reflejo activa el arma reglamentaria y le volatiliza el cerebro.

   Nadie acude a comprobar lo ocurrido.

   Seedus abandona el cuerpo inerte de Pee sobre el tensosillón que ocupaba cuando vivía. No hace ademán de huir tras el asesinato; en realidad, ha sido clara defensa propia, piensa para sí. Tal vez Pee hubiera llegado a utilizar un dispositivo de ataque.

   Nadie osará descubrir su nombre cuando hallen un cadáver a cien metros de altura. Ya se ha hecho cargo: El lugar está custodiado, la ciudad está sitiada. Todo controlado.

JAMÁS Y SIEMPRE A LA VEZ. PRIMERA PARTE. CAPÍTULO 6

PRIMERA PARTE

 VI

   -¡Teletransmita!

   -A la orden, señor.

   En la pantalla holográfica, un rostro mostraba quebranto.

   -¡Mierda! Seedus, tengo malas noticias. Lamaret es un viejo zorro. Ha repelido el ataque frontal de Pee. No va a reducir producción ni exportación.

   -¿Cómo lo sabe?

   -Filtraciones.

   -¿Qué clase de filtraciones, almirante?

   -De toda confianza- Kras intimida, no se deja intimidar.

   -¿Y qué dicen sus fuentes? Si me permite preguntárselo.

   -Dentro de tres cuartos de hora, reunión secreta, supuestamente, claro está, de ciertos valores de la Confederación, para tratar el problema de la deshidratación de la Tierra.

   Seedus no puede por menos que reflexionar sobre todo el cúmulo de casualidades que han hecho esgrimir acciones en la misma dirección a hombres que ni siquiera se conocen.

   -¿Sabe algo más, almirante?

   -No, solamente le aviso que se mantenga alerta.

   -Por supuesto, señor. ¿Y qué se decide sobre nuestros proyectos?

   -¿He sugerido algo nuevo?

   -No.

   -Entonces, lo que tenga que ser, será. Sigamos adelante.

JAMÁS Y SIEMPRE A LA VEZ. PRIMERA PARTE. CAPÍTULO 1

Image

PRIMERA PARTE

I

   Tom Seedus se mueve únicamente por sus instintos y actúa a ciegas sin pensar en los riesgos.
   Tom Seedus, mayor de un ejército inservible, paladín de la disciplina, loco exponente de la alegría de vivir demasiado tiempo, ha sido llamado a ocupar un puesto importante en la cúpula jerárquica del mayor astro habitado del sector 34, Incógnita. 
   Él es, ante todo, un hombre tranquilo, pero esta actitud suele cambiar cuando no soporta que le pisoteen.
   -¡Maldita sea! ¿No ve que estoy insinuándole que nos han estado explotando poco a poco y que ahora se sacan de la manga mi nombramiento para adquirir más privilegios?
   -¡No siga, no siga!- John Pee, en penumbra, exhorta tras una gran mesa de caoba-. Sé que hay algo de cierto en sus palabras, pero, Mayor Seedus, no equivoque los términos.
   -Mire, usted está en una posición muy delicada, lo entiendo, pero también comprendo que usted es lo bastante influyente como para hacer algo más por la Tierra que lo que se ha hecho hasta ahora.
   El Consejero no se esfuerza demasiado en evitar la encendida mirada del militar.
   -¿Cómo dice?
   -Estoy hablándole de la salvación: Reduzcamos las exportaciones del líquido tan deseado por los buitres de ahí fuera- aminorando poco a poco su fervoroso deseo de hacerse entender con algo más que las palabras-. ¡Sí! Fabriquemos una excusa para terminar con nuestra anexión a la Confederación.
   -Pero Lamaret…- Pee está cada vez más indignado.
   La alusión precisa en el momento preciso. Merdik Lamaret siempre ha sido y será el catalizador de un amplio abanico de pasiones enfrentadas. Su presencia hace enmudecer a las masas. Su ausencia las enardece. Él es El Presidente.
   -Lamaret hizo lo que creyó mejor en su momento. Eso fue hace casi veinticinco años. ¿Sabe? Creo que él se hará cargo. ¿No pretenderá decirme que debemos pagar por lo que a ese maldito endiosado se le ocurra?
   -Él me nombró su asesor directo- con la máxima exasperación posible, Pee se esfuerza para que las palabras le salgan fluidas-. Presiento que lo que dice usted sería una traición. Deben de haber otras alternativas. Pensemos en ellas con detenimiento. No se puede empezar con algo así de la noche a la mañana y…
   -¡Decídase!- con su gran mano derecha golpea la madera que tiene delante.
   -Le ruego que no se exceda en sus funciones. Ante todo, recuerde quién soy.
   -Le pido disculpas- sentándose en su amplia tensosilla.
   -Bien- pulsando un pequeño interruptor enclavado en su respaldo.
   -¿Es necesario?
   -¿Qué?- empezando a esbozar una sonrisa en su cara semiangelical, con resultados turbadores para su interlocutor.
   -Que registre nuestra conversación, ¿es necesario?
   Al segundo, una gran carcajada se deja oír en la sala. Medio minuto más tarde, el Consejero vuelve a su asiento y decide encararse nuevamente al hasta hace poco tiempo gran adversario.
   -Mayor, no sea ingenuo. El grabador ambiental ya ha hecho su trabajo. Ha sido ahora cuando me he deshecho de él. Desde que entró en este pequeño recinto, ha estado siempre filmado. Compréndalo. Lo necesito para cubrirme las espaldas.
   -¿Qué es lo que teme?
   -Que algún día usted se eche atrás en todo lo que me ha dicho.
   Los dos hombres festejan el futuro. Tom Seedus se pone en pie y rodea la gran mesa para fundir su mano con la de John Pee. Ambos se miran fijamente y ya no hacen falta más palabras. Aún así, éstas son la justificación para respaldar la idea que se evoca en el microambiente controlado del despacho del Consejero.                Excelentísimo, ¿cómo reaccionará Lamaret?                                                                    -De Lamaret me encargo yo… lamentándolo mucho- por breves momentos su campo de visión está ocupado por el resplandeciente piso que los sustenta a ambos-. Primero debo hablar con mis supervisores. Usted espere mi aviso para interrumpir el tráfico de exportaciones.                                                                                -¿Debo informar a mis jefes en el mando naval?                                                   Continuando cabizbajo, la expresión se torna grave y esclarecedora. Pero en ella hay un matiz de ironía.                                                                                                              -Sus jefes… soy yo. No se preocupe de nada más.