Las caricias

   El pincel resbalaba suavemente por la tela color marfil. Acariciando sus poros, para que se acostumbrara a su textura. Memorizando las arrugas casi inapreciables. Sintiendo sus mates, sus posibles brillos. Preparándose y preparándola. Para evitar la sorpresa ante la traición. Ya cercanas sus manchas de pintura.

 

Image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s