Enmadre

Suelo recordar cuando me bañabas con tus suaves manos.

Cuando me dabas de comer con tus suaves palabras.

Cuando me enseñabas a sumar con tu suave paciencia.

Cuando me mandabas a la cama con tu suave disciplina.

Suelo recordarlo, ahora, cuando soy yo el que baña, el que da de comer, el que enseña a sumar y el que manda a la cama a sus propios hijos.

Gracias, madre, gracias.

Dedicado a mi amada madre, Carmen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s