Césped

  El césped crecía incontrolado. Y por mucho que lo cercenara la máquina, se imponía la rebeldía de la naturaleza, y resurgía impaciente con las puntas de las hojas queriendo alcanzar el cielo.

   Y las botas de los jugadores se ralentizaban.

   Y el presidente del club se preguntaba a quién se le había ocurrido la brillante idea de plantar en su campo aquella variedad.

   Porque se temía, con razón, que tampoco en esta temporada pudieran utilizar aquel humilde estadio de fútbol.

Image