La trampa

 

    La trampa no era que la hubieran abandonado en aquel rincón oscuro. Ni siquiera que no la dieran agua cuando la pedía a gritos, inaudibles.

   La trampa era que no la dejaran escuchar su música preferida, la de ese tal Mozart.

   Y luego vendrían las quejas. Aquellas de que no crecería lo bastante y otras paparruchas.

   La trampa era que creyeran que todas las plantas son iguales.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s