El sentido sinsentido

   A doscientos veinticinco kilómetros por hora no sientes el viento contra la cara, no sientes ni la cara, ni el cuello rigente, ni los brazos con los músculos a punto de llegar al límite de rotura en su tensión. 

   Sólo sientes la mirada del otro conductor, un segundo antes de que le quites la vida, de que te quites la vida.

                                             Image

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s